Hombre inspeccionando maquinaria externa

Claves para aplicar correctamente el mantenimiento correctivo

El trabajo de mantención industrial es una herramienta fundamental para el buen funcionamiento de cualquier empresa. Incide de manera directa en el proceso productivo y, por esa razón, se convierte en un aspecto fundamental a la hora de evaluar y proyectar su desarrollo, independientemente del sector al cual se dedique una organización.

En líneas generales, identificamos tres tipos diferentes de mantenimiento. El preventivo y predictivo, que se refieren a realizar acciones que buscan anteponerse a una avería o fallo que paralice la producción, perjudicando los objetivos de la empresa. El tercero de ellos, y sobre el cual centraremos nuestra atención, es el mantenimiento de corrección, cuya finalidad es corregir una vez que ya se produjo un defecto en algún equipo o instalación.

Importancia del mantenimiento

En su definición más general, el mantenimiento industrial es un conjunto de actividades necesarias para lograr el óptimo funcionamiento de las instalaciones, maquinaria y equipos, así como de los distintos espacios de trabajo que componen esas instalaciones industriales.

A su vez, el objetivo final del mantenimiento industrial es garantizar la producción, calidad y mantener un correcto funcionamiento de los equipos prolongando su vida útil. Eso incluye los trabajos de reparación y revisión que se requieren para asegurar que el sistema productivo funcione de manera correcta y se mantenga en el mejor estado de conservación posible.

Por lo tanto, el mantenimiento industrial es una inversión y genera beneficios considerables con relación a evitar o disminuir pérdidas por paralizaciones de la producción. Además, previene y evita accidentes laborales, lo que aumenta la seguridad para las personas que intervienen en el proceso productivo.

¿Qué es el mantenimiento correctivo?

Como su nombre lo indica, el mantenimiento correctivo es aquel que se realiza con el objetivo de corregir y reparar fallas o defectos que se presentan en equipos y maquinarias.

Dentro de las opciones de mantenimiento, se trata de la forma más básica. La razón es que, por su carácter reactivo, supone simplemente reparar lo que está presentando fallas. Esto convierte al mantenimiento correctivo en un proceso que consiste básicamente en localizar y corregir las situaciones que impiden que una máquina realice su función de manera normal.

Tipos de mantenimiento correctivo

El mantenimiento correctivo ha sido la forma más recurrente que tienen las empresas para enfrentar las fallas de sus máquinas. Sin embargo, podemos identificar dos tipos de mantenimiento correctivo:

  • Mantenimiento correctivo contingente

Durante el proceso productivo, los equipos están expuestos a la posibilidad de sufrir daños o averías que les impiden continuar funcionando, lo que fuerza a una interrupción imprevista. Este tipo de contingencias obligan a una reparación para que el equipo vuelva a funcionar correctamente y sea posible retomar el trabajo.

Esta acción define al mantenimiento correctivo contingente, donde una falla fuerza a una acción reactiva no planificada. Además, supone una reparación rápida, para volver a contar con la máquina dañada lo antes posible, buscando siempre el menor impacto en materia de daños materiales y humanos, así como pérdidas económicas significativas para la empresa.

  • Mantenimiento correctivo programado

Cuando hablamos de mantenimiento correctivo programado nos referimos a la acción de anticiparse a posibles fallas que un equipo pueda sufrir durante su vida útil de un momento a otro.

La diferencia fundamental con la acción de mantención contingente es que al ser programado, este tipo de mantenimiento busca prever, basándose en experiencias previas, cuándo un equipo necesita ser sometido a un proceso de mantenimiento para identificar piezas con desgaste, averías o cualquier señal que se lleve a una paralización del equipo. 

En este caso, el procedimiento consiste en realizar una revisión general para obtener un diagnóstico del estado de la máquina en cuestión. Esta opción de mantenimiento correctivo permite establecer de manera anticipada y programada la fecha en que se va a realizar esa revisión, organizando la disponibilidad de tiempo, personal y recursos técnicos, además de aprovechar las horas en que las máquinas se encuentran inactivas o en períodos de poca o baja actividad.

Mantenimiento correctivo: ventajas y desventajas

Al optar por la realización del mantenimiento correctivo, con el objetivo de conservar las máquinas en el mejor estado posible para mantener los más altos niveles de productividad posibles, existen algunas ventajas y desventajas que hay que considerar al momento de tomar la decisión de planificar este tipo de acción.

Las principales ventajas del mantenimiento correctivo son:

  • Mayor durabilidad de los equipos – Permite extender la vida útil de los equipos y máquinas a través de la reparación o cambio de piezas y la corrección de fallas.
  • Proceso eficiente de adquisición de equipos – Liberando a la empresa de tener que adquirir equipos nuevos cada vez que se presente una avería, posibilitando un mayor y más eficiente control de los costos.
  • Reducción de costos a corto plazo – Al no producirse paralizaciones ni gastos en piezas y mano de obra de manera preventiva, cuando las máquinas están en buen estado y se opta por un proceso de mantención reactiva.
  • Menor trabajo de planificación – Cuando se elige el mantenimiento correctivo, no se requiere demasiada organización para la prevención, por lo que sólo se mueven los recursos cuando se produce la necesidad de corregir una falla, identificando el componente específico que hay que reparar y realizando el trabajo de corrección.
  • Simplificación del proceso – Se convierte en un proceso de fácil comprensión. Basta actuar una vez que ocurra una situación que obliga a reparar una falla o avería de un equipo determinado.
  • Mejor relación costo-beneficio – En la medida que los costos de paralizar la producción para una mantención preventiva sean mayores que la inversión necesaria para realizar una de tipo correctivo, esta última será una mejor solución.

Como todo proceso relacionado con la toma de decisiones en el ámbito empresarial, el mantenimiento correctivo también presenta desventajas. Entre ellas identificamos:

  • Fallas impredecibles – Por lo general, cuando se opta por un mantenimiento correctivo, no existe el hábito de observar los equipamientos después de haberlos adquirido o durante un período de operación constante. Sin embargo, las fallas siempre ocurrirán en algún momento, pero serán aún más impredecibles bajo esta modalidad de mantenimiento.
  • Paralización de operaciones no planificadas – Cuando los períodos de mantenimiento se realizan de manera reactiva, una falla imprevista implica detener el proceso productivo y disponer de tiempo para revisar el equipo, identificar la falla, conseguir las piezas necesarias para corregir el problema y resolverlo. Sin embargo, estos tiempos pueden volverse críticos en la medida que este proceso se retrase por dificultades para identificar el problema, demoras para conseguir los repuestos u otros imponderables que no se han planificado o previsto. 
  • Limita la vida útil de los equipos – Al no proteger o cuidar los equipamientos de manera preventiva, aumenta la posibilidad de averías o fallas graves, reduciendo la durabilidad de éstos.
  • Mayores costos de reparación a largo plazo – Cuando se espera una falla para realizar un mantenimiento de corrección, por lo general las averías son más graves y pueden ser extremadamente costosas, causando efectos negativos sobre la productividad. Incluso puede afectar aspectos relacionados con la reputación de la empresa, satisfacción del cliente, seguridad o el impedimento de una gestión productiva y eficiente.

¿Cómo convertir el mantenimiento correctivo en una solución digital?

El mantenimiento correctivo puede ser un apoyo para mantener los equipos digitales que se usan en una empresa. Asimismo, puede convertirse en una solución digital, como parte de una herramienta para evitar una serie de documentos y formularios impresos en papel.

En el primer caso, el mantenimiento correctivo simplemente es el proceso descrito anteriormente, aplicado para que los computadores u otros dispositivos relacionados con el proceso productivo funcionen correcta y eficientemente.

Sin embargo, la mantención correctiva puede digitalizarse. Esto significa que todo el proceso relacionado con las órdenes de trabajo, incluyendo todos los detalles y niveles de personalización que se requieren para cada acción de mantenimiento. Esto facilita las cosas, acelerando y optimizando el proceso de comunicación, transmisión de instrucciones entre jefaturas y equipos de ejecución, recopilación de antecedentes y archivo, entre otras variables que pueden ser incluidas de manera personalizada según el requerimiento de cada área o empresa.

Learn how to stop using paper today!



Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *