¿Cómo la tecnología móvil mejora las inspecciones en terreno?

La celeridad y exigencia de un mercado cada vez más competitivo, demanda a las organizaciones optimizar sus tareas de control mediante aplicaciones que agilicen procesos y optimicen resultados, aprovechando todas las ventajas que hoy ofrece la digitalización disruptiva.

La acelerada evolución tecnológica moderna se refleja en constantes avances que facilitan significativamente las actividades cotidianas, tanto de personas como de organizaciones. Y uno de los sectores que, precisamente, más beneficios obtiene de esta disrupción es el empresarial-productivo, donde la transformación digital se traduce en cada vez más eficiencia y competitividad.

Un ejemplo concreto es la oferta de nuevas tecnologías para optimizar las inspecciones en terreno permitiendo que se desarrollen de manera más segura, prolija y eficiente, en todos los múltiples campos en que se aplican. Un avance que, en el actual escenario de competitividad, resulta fundamental para lograr mejor calidad, trazabilidad, seguridad, inocuidad y disponibilidad del producto o servicio final.

ASPECTOS CLAVE

Toda inspección en terreno se elabora a partir de una lista base de verificadores de calidad, o checklist. Ésta le permite, a uno o varios inspectores-supervisores, verificar y comparar, en terreno, la calidad de un producto o servicio, con el objetivo de determinar si cumple las especificaciones previas establecidas por el respectivo fabricante u organización. Si, a partir de la comparación de estos datos, se detecta alguna falla o inconsistencia, se procede a descartar el producto o emitir una alerta de error operativo, según el caso. En especial, si la falla o error conlleva algún riesgo asociado, tanto para el proceso mismo, como para el consumidor o usuario final de dicho bien o servicio. 

Sin embargo, en una alta proporción, estos check list aún se elaboran y aplican en forma manual, recurriendo a planillas o formularios estáticos instalados en un solo computador; o incluso a procesos mecanizados en papel que, por lo general, demandan más horas-hombre y presentan mayor riesgo de fallas. 

Mantener estos procesos anacrónicos no sólo se traduce en alta ineficiencia, debido a la escasa trazabilidad del proceso y su poca visibilidad en tiempo real. También implica un gasto innecesario de recursos de archivo o almacenamiento manual. Además, conlleva alto riesgo de contingencias, por la mayor probabilidad de errores humanos.

Y en un contexto donde la celeridad y agilidad de procesos es clave para dar respuestas oportunas a un mercado cada vez más exigente, el desarrollo de nuevas soluciones y aplicaciones digitales que cubran específicamente esta necesidad operativa, resulta fundamental para que empresas y organizaciones ahorren costos, optimicen su rendimiento y sean, en definitiva, más competitivas.

OPCIONES ESPECIALIZADAS

El mercado, actualmente ofrece diversas opciones de aplicaciones móviles para tareas de inspección de seguridad, que entregan ventajas decisivas como:

– Dispositivos de geo posicionamiento, a través del GPS del teléfono o tableta, que permiten detectar si el checklist se realiza en el lugar correcto, así como también garantizar que las acciones respectivas se ejecuten a tiempo y en el lugar pertinente.

– Calendarización inteligente que optimiza los tiempos de ejecución, para no retrasar la producción o entrega del servicio. Esto se logra estableciendo un límite óptimo para aplicar el checklist en terreno, por parte del inspector. Con ello se evita pérdida de tiempo y/o de recursos valiosos para la organización.

CHECKLIST DIGITAL

Desde el punto de vista del ordenamiento de procesos, aseo, higiene y seguridad laboral, las nuevas aplicaciones digitales buscan mejorar todos los controles administrativos que identifican y analizan situaciones o condiciones apartadas de lo normal,